¿QUÉ ES LA PROPIOCEPCIÓN?

La propiocepción es la sensación de saber dónde está tu cuerpo en el espacio. Ayuda a mantener la estabilidad articular al proporcionar información al cerebro sobre la posición del cuerpo y el movimiento, ayudando con el equilibrio y la coordinación del movimiento.
La propiocepción puede verse afectada cuando se lesionan las articulaciones. Las cepas de ligamentos, desgarros de LCA o meniscos, dislocaciones de los hombros y enfermedades articulares degenerativas (como la osteoartritis) pueden afectar la sensación de dónde está su cuerpo en el espacio. 

¿Es el equilibrio lo mismo?

El equilibrio es la capacidad de mantener la distribución del peso. Mantener el equilibrio o el centro de masa requiere la entrada de múltiples sistemas sensoriales, incluido el sistema vestibular, somatosensorial y visual. La propiocepción, por otro lado, proviene de una entrada de nervios receptores en los músculos, tendones y ligamentos, que luego se envía de vuelta al cerebro.
Cualquier ejercicio que requiera que mantengas el equilibrio también ayudará a desarrollar una sensación de dónde está tu cuerpo en el espacio. Así que se podría decir que vienen de la mano o se felicitan. Cuanto más duro tengas para mantener el equilibrio, más fuerte será la propiocepción.
¿Por qué es tan importante la propiocepción y el equilibrio?
Desarrollar un sentido de saber dónde se encuentra en el espacio juega un papel integral en la prevención de caídas y resbalones. Mejorar su propiocepción y su equilibrio ayuda a prevenir lesiones o lesiones de una articulación. La pérdida de propiocepción a menudo puede resultar en un control postural reducido, una fuerza máxima reducida y un tiempo de reacción muscular alterado. También hay evidencia que sugiere que el entrenamiento de equilibrio y propiocepción puede ayudar a prevenir lesiones en el tendón de la corva.

¿Cómo puedo saber si he perdido la propiocepción?
Cualquier articulación en el cuerpo puede verse afectada, y el síntoma más común es un equilibrio deficiente. Cuando se pierde la propiocepción, puede producirse la sensación de inestabilidad o "ceder". El 40% de los esguinces de tobillo provocan lesiones por pérdida de propiocepción.

Ejercicios para ayudar.
Tanto el equipo como los ejercicios de equilibrio pueden ayudar a mejorar la propiocepción, con movimientos impredecibles la mejor manera de entrenar este sentido de posición. Algunos ejemplos incluyen:
• Equilibrio en una pierna
• Caminar sobre los talones hacia atrás
• Tablas de balanceo / balanceo
• Mini trampolines
• Ejercicios de disco Dura
• Ejercicios de pelota suiza
• Pilates
Cada lesión articular tiene el potencial de perder la propiocepción, y el reentrenamiento es una parte importante del proceso de rehabilitación. 

Comentarios

Entradas populares de este blog